septiembre 11, 2017

Proceso electoral 2018 y la perspectiva de género


Nota del editor: La autora de este texto, Inés Castro Apreza, es una ávida escritora que ha trabajado los pasados años documentando triunfos que ha tenido la lucha feminista, tanto como develando información que atenta contra la equidad de género. Inés tiene una redacción impecable que se acompaña de datos duros, de indagaciones estudiadas. Por eso consideramos la publicación de este texto que la autora en el diario Chiapas Paralelo publica, a propósito de la elección que viene y la participación de las mujeres.

mujeres elecciones

El Proceso Electoral Federal 2017-2018 ha dado inicio el sábado 9 de septiembre con la primera sesión del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) en las instalaciones de la Ciudad de México. Los procesos locales darán inicio en los días venideros.

¿Qué debemos hacer?

Participar y vigilar las elecciones, como mínimo, cada cual desde su propia trinchera. Ciertamente, ante todo hay mucho que observar y vigilar, y contamos con una amplia gama de formas de participación.

En esa primera sesión, Lorenzo Córdova, presidente del Consejo General del INE, definió la acción de votar como «la conquista civilizatoria más importante en términos políticos». Y dijo: «se trata de un derecho que nos iguala a todos por encima de cualquier diferencia: hombres, mujeres, ricos, pobres, indígenas, jóvenes, adultos mayores…» Y tiene razón.

El voto es una de las principales conquistas de las democracias liberales. En el discurso del presidente del INE hicieron falta, no obstante, referencias explícitas a varios aspectos del proceso electoral, pero sobre a la paridad y lo mucho que se ha ganado en participación femenina. Nosotras lo haremos, paso a paso; debemos hacerlo.

Observaremos con las gafas de género toda esa llamada cadena de confianza, eslabonada, de una una serie de conquistas ciudadanas que no se quedan en las enumeradas por el presidente del INE: desde la credencial para votar y validación del padrón electoral, la designación de consejeros y consejeras electorales (Consejos Locales, Consejos Distritales), el sorteo y capacitación de los ciudadanos y ciudadanas de los funcionarios de casilla que garantizan la imparcialidad en la recepción y conteo de los votos, los mecanismos de difusión de los resultados, cómputos distritales, recuentos eventuales de los votos y la fiscalización con la que se certificará que las reglas sobre el dinero hayan sido respetadas.

datos ine 2018

Seguiremos con atención todas las cifras que este Proceso Electoral Federal arroje sobre el número de mujeres y hombres que se involucran de todas las formas posibles en las elecciones. Con particular énfasis, desde este observatorio señalaremos de continuo las cifras referidas a las candidaturas de mujeres en las listas de los partidos políticos para todos los cargos de elección popular  en juego. Observaremos sus resultados.

Si las elecciones son, como dijo Lorenzo Córdova, el momento más incluyente eso  lo revelarán las cifras resultantes de todas las etapas del Proceso Electoral Federal y los procesos locales, en particular las candidaturas y los resultados de la jornada electoral.

Según el presidente del INE, el blindaje más importante contra la desconfianza es el hecho de que hoy por hoy no sabemos quiénes serán las y los funcionarios de casilla… Sí, esto lo sabemos bien quienes hemos sido consejeras y consejeros a nivel local y distrital. Conocemos todo el proceso de blindaje que hace imposible duplicar falsamente boletas electorales o realizar antiguas prácticas de la cultura política electoral (en particular, el relleno de urnas). No por nada nuestra democracia es una de las más caras del mundo.

Lo sorprendente, sin embargo, es cómo hoy por hoy persiste la desconfianza ciudadana en el conteo de votos y los mecanismos de su difusión. Y no sólo esto: en las propias instituciones electorales.

¿Cómo puede ser posible esto?

Algo no se ha hecho bien, evidentemente, y tiene que ver con la difusión de todos esos mecanismos que hacen imposible la falsificación de los votos. ¿De quién esta tarea? Del INE. Ni más ni menos.

Ahora bien: los partidos políticos, como sabemos, llevan siempre agua a su molino y no contribuyen necesariamente a la transparencia y la legalidad. Hay que recordar que en la noche de la jornada electoral todos los representantes de partidos reciben el Acta de Escrutinio y Cómputo correspondiente a las casillas donde se encuentran, de manera que tampoco por este lado es posible falsear nada. Cada partido político obtiene un determinado número de votos y eso se asienta en dichas actas, cuyas copias reciben los representantes de partidos.

Pero…. ¿cubren todas las casillas los partidos políticos?

Desde siempre, una de mis mayores convicciones sobre la base de la experiencia como ciudadana en materia electoral es que sólo aquellas casillas que no tienen los suficientes representantes de partidos políticos pueden ponerse en duda. Es una aseveración temeraria, lo sé. Lógicamente, lo que busco destacar es que ciudadanía y partidos políticos constituyen así la pinza electoral básica el día de la jornada electoral.