abril 19, 2016

Fiscalización de precampañas, ¡a la carta!


«La política es demasiado a menudo el arte de traicionar los intereses reales y legítimos, y de crear otros imaginarios e injustos.»

Arturo Graf (1848-1913)

  

Hay en nuestro México un político icónico. Admirable por su disciplina y su virtud política para ganar adeptos y simpatizantes de su proyecto, ese hombre, de decisiones contundentes, ha sostenido un firme y congruente discurso por tres lustros. Andrés Manuel es un artista a la hora de comunicar. Yuriria Sierra mencionaba que frases como «cállate, chachalaca» y «el compló» son enfáticas firmas de este hombre disciplinado y trabajador. Pero este discurso singularmente pegajoso también ha incluido el chantaje; señalar —y cito en su voz: «mi intuición me dice»— a culpables específicos.

Hace tres semanas, David Monreal había perdido el registro como candidato de MORENA a la gubernatura del estado de Zacatecas. Sucedió lo mismo con la candidatura de Guillermo Favela, abanderado del mismo partido, al cargo de gobernador del estado de Durango. También se le retiró el registro por los mismos motivos a los candidatos de Zacatecas, Jorge Grey (PT) y Salvador Llamas (Movimiento Ciudadano), y a Jaime Piñón Valdivia (PVEM) en Tlaxcala.

La razón inicial por la cual se revocó el registro a estos candidatos fue el incumplimiento de la Ley Electoral que obliga puntualmente a todos los partidos y candidatos a reportar gastos de la precampaña y la campaña electoral. Con toda conciencia de esta obligación, David Monreal «olvidó» reportar gastos por más de 380 mil pesos. La fórmula es simple, sin cabida a ningún tipo de arbitrio: Si no cumples con la ley hay consecuencias. Mismas que se llevaron a cabo inmediatamente.

Referente a la decisión inicial en Zacatecas, el presidente nacional de MORENA —el hombre que señala— atacó directamente al presidente de la Comisión de Fiscalización, el doctor Ciro Murayama Rendón, apelando al usual tono «se dieron cuenta de que las encuestas favorecían a nuestro candidato y decidieron bloquearle el paso», ¿quiénes? «la mafia del poder», inmanente respuesta.

Ver también: «El #3de3 vs. la corrupción»

Guiados por una arbitrariedad insostenible, la tarde del 18 de abril el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) levantó la sanción interponiendo que sería inconstitucional retirar el registro a estos candidatos de acuerdo al artículo 35 fracción II de la Constitución, que enuncia, entre otras cosas, «el derecho del ciudadano de poder ser votado para todos los cargos de elección popular». Se añade así una fractura más al Estado de Derecho en México: Es inverosímil que exista una ley electoral si no se la va a respetar.

«Hace años se nos ofreció una reforma electoral definitiva. Habría de ser la última de una larga serie de cambios. Duró una elección. A la siguiente había que empezar de nuevo. A eso hemos llegado: hacer una ley para cada elección y después de ella, hacer una nueva», escribió el lunes 18 de abril en Reforma Jesús Silva-Herzog.

Si la Ley Electoral está para omitirse, entonces facultemos al TEPJF para que tome todas las decisiones sobre quién debería de participar y quién no, y así nos ahorraremos el colosal presupuesto del Instituto Nacional Electoral. Por su lado, el líder de MORENA no ha salido a declarar en favor de lo justo y «en contra de las instituciones» —alegato regular de su homilía.

Si esta misma situación se hubiera suscitado a favor del PRI, Andrés Manuel, que hoy 19 de abril arranca campañas hacia la Asamblea Constituyente, casi con total certeza hubiera endilgado su monólogo a declarar «¡Se quieren quedar con todo!».

 

@AlguienEscribe

Quizá te interese también:

El 43% de los municipios del país endeudados con el SAT