junio 12, 2017

Código caduco: una reforma (im)postergable


Gabriel Zaid, el prominente ensayista y poeta mexicano de sangre palestina, en una de las esporádicas publicaciones de su columna de opinión para el periódico Reforma¹, documentó el simbolismo detrás de celebrar el centenario de nuestra Constitución federal. De acuerdo a los datos del ingeniero Zaid, de los 136 artículos de nuestra Constitución, 120 han sufrido modificaciones, reformas, derogaciones, adiciones… Ciertamente es muy difícil solemnizar con la aureola de «perdurabilidad» tras 100 años de un documento que ha sido reformado 642 veces.

Si bien es cierto que el esqueleto de la Constitución nacional ha prevalecido, inquieta mucho la eficacia real que ha tenido reformarla. De las 642 veces que la hemos intervenido en el pasado siglo, estaremos de acuerdo en decir que muchos cambios eran necesarios: adecuaciones indispensables, derivadas de cambios poblacionales o que lllegaron con la tecnología que evidentemente no había en 1917.

 Ahora bien, mientras Zaid señala que el Artículo 73, sobre las facultades del Congreso, ha sido reformado en 76 ocasiones y podemos jactarnos de que nuestro vicio político preferido, legislar, ha mantenido en perfecto orden lo que rige dicho artículo (las facultades del Congreso), yo quiero referirme a la no así carencia de un artículo en específico, el 115 constitucional.

El Artículo 115 constitucional es el que se refiere a las nueve facultades del tercer orden de gobierno, hasta dónde tienen injerencia los municipios, y su relación con los dos ordenes de gobierno «superiores». Para quienes nos consideramos promotores del federalismo y creemos en que el desarrollo debe de darse en el marco del municipio, sus ventajas únicas y el contacto directo que tienen con la gente, el 115 es una especie de mantra regulatorio. Pero su actualización legislativa hasta ahora no ha correspondido con la realidad de los municipios y las nuevas fronteras que tienen.

En un excepcional paper del acervo de la UNAM² sobre las modificaciones constitucionales del artículo en cuestión, el autor documenta que la figura municipal se instauró por primera vez en Veracruz en 1519, pero que no es hasta 1917 que se incorpora en una Carta Magna (las dos previas constituciones no lo consideran). De hecho, una de las causa de la lucha revolucionaria mexicana era la instauración del municipio libre.

El  115 constitucional ha sido reformado 15 veces (que pueden ser consultadas en esta liga). De estas reformas, muchas han venido como parte de regular un progreso orgánico en la relación entre los otros órdenes de gobierno con el municipal. Pero, más allá de algunos cambios fuertes, como la división ejidal del sexenio cardenista, o algunas variadas pero incansables publicaciones académicas, realmente no ha existido un debate público que reflexiones como debería, en una federación, las herramientas parlamentarioas que propulsen el potencial de los municipios para el desarrollo.

Para el siguiente periodo ordinario de sesiones de 2017, que comprende el tercer trimestre del año y parte del último, varios sectores de la sociedad civil, especialmente la académia y aquellos arduos dedicados al estudio de políticas federalistas, impulsarán una reforma que incluye un plan, ya no solamente para actualizar una vez más la relación municipio-entidad federativa; municipio-Gobierno Federal, sino para emancipar algunas de las prácticas más vetustas y raras que dicta el artículo, y que nunca han sido objeto de debate público a nivel nacional.

Recordemos que, de acuerdo con INEGI, existen 2 mil 456 municipios. Y un aproximado de 11 mil personas, además del alcalde, que tienen cargos políticos en los ayuntamientos. Muchos de éstos han tenido que lidiar con las indicaciones arcaicas que marca la Constitución Federal. Por poner un solo ejemplo, me contaba la Doctora Ady Carrera, Presidenta de la Red de Investigadores en Gobiernos Locales (IGLOM), que aunque el crecimiento de las ciudades ha llegado a establecerse en dos municipios, incluso de paraestatalmente, y que esto está comprendido en la Constitución de 1917, ésta también prohibe terminantemente un mediador entre el gobierno de Estado y el gobierno local. Un gobierno metropolitano que en la praxis apoyaría la gestión y el desarrollo en estos municipios. ¿ De verdad hemos profundizado en la conveniencia de este gobierno metropolitano para las grandes ciudades y sus municipios metropolitanos?

Hoy en día es el gobernador el que decide la lógica local de estas áreas. Tomando el control que se supone deben tener los alcaldes. Y peor para los municipios donde los Presidentes Municipales son fuertes, pero de oposición al partido del Gobernador, pues son ofuscados por el mandatario de la entidad; socavados con amenazas sobre sus partidas presupuestales, u obstrucciones en acuerdos con otros alcaldes… Cosa que, igualmente, la antidiluviana Constitución prohibe, señalando que ¡no debe de existir el trato directo con sus homólogos!

Tengo la certeza de que hay un millón de cosas incorregibles a nivel local, muchos son temas que dependen de ellos. Como su capacidad de recaudación fiscal. Pero a la par creo que en la medida en que pensemos en aumentar su autonomía, de manera directa aumentarán sus posibilidades de desarrollo.

A partir de 2018, se podrán reelegir los alcaldes, que podrán gobernar por seis años, e incluso en Veracruz hasta por ocho años. En un paso tan importante para pensar en proyectos de mediano y hasta largo plazo, con una idea de que la gente los ratifique reeligiéndolos, es cuando más tenemos que aumentar su competitividad.

Me dicen en privado que Emilio Chuayffet solía decir decir que «uno de los mayores problemas de México como país es que sea una federación». Si no queremos darle la razón a este argumento, debemos de comenzar por tomarnos en serio el debate parlamentario sobre las facultades que sí deben de tener los municipios para prosperar, como en los países de primer mundo, donde las ciudades crecen solas por la posibilidad real que tiene para tomar casi todas sus decisiones, así como la alta escasez  burocrática cuando van a tratar algo con el gobierno central.


1 Zaid, Gabriel. “La prueba del siglo”, Periódico Reforma. 24 de abril, 2016. Recuperado de: http://www.reforma.com/aplicaciones/editoriales/editorial.aspx?id=87004
2 Gutiérrez Salazar, Sergio Elías. “Las reformas al Artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”, en Acervo Jurídico UNAM. Recuperado de: http://historico.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/gac/cont/12/trb/trb3.pdf