julio 26, 2017

Abriendo el gobierno: De lo nacional a lo municipal


A partir de la promulgación de la Ley General de Transparencia de nuestro país, en 2015, se estableció el marco normativo que fortalece la garantía del derecho de acceso a la información en poder de las instituciones gubernamentales.

También se sientan las bases para la realización de un modelo de vanguardia en nuestro país, que cuenta ya, sin embargo, con ejemplos demostrativos de éxito a nivel internacional: el gobierno abierto.

Gobierno abierto, como aspiración para el fortalecimiento de la democracia participativa, en su ejercicio más acabado trasciende la sola puesta a disposición de datos en formatos digitales, o las consultas populares; también busca ir más allá de la mera operación: su objetivo final es tener un impacto real en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y, en última instancia, contribuir al cumplimiento de los objetivos del milenio.

Para su implementación, se requiere de la participación social y del sector gobierno, en co-creación, para construir la agenda común, dar seguimiento a los compromisos adquiridos, y rendir cuentas de los resultados alcanzados.

En países donde la capacidad de agencia de los ciudadanos está garantizada, es decir, donde la relación de la ciudadanía con su gobierno existe y es funcional, la adopción del gobierno abierto implica un reingeniería en la operación de las instituciones, abordable en el plano nacional, con compromisos de gran calado. Así es como funciona la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés), en la que participan 75 naciones, y de la que México es miembro fundador.

En países como el nuestro, en que la distancia entre gobernados y gobernantes parece casi insalvable, la implementación de este modelo supone la operación de cambios profundos en la concepción misma de la relación entre la sociedad y las instituciones de gobierno, y la manera en que se toman las decisiones públicas.

Ejemplo de ello ha sido la construcción de los Planes de Acción, cuya primera edición, en 2011, enfrentó al descontento de las organizaciones participantes al ser incorporada solo una de sus propuestas. El Plan de Acción original se amplió, y también se conformó el Secretariado Técnico Tripartita (STT), con la participación del gobierno federal, de la sociedad civil y del Instituto Federal de Transparencia de Acceso a la Información (ahora INAI).

En el marco de la AGA, el gobierno mexicano recibió el Premio Regional de Gobierno Abierto con la iniciativa “Gasto abierto: Obra pública”, que pone a disposición de la ciudadanía información sobre los recursos federales mediante dos plataformas electrónicas públicas.

No obstante los avances, tras cinco años de trabajo del STT, el Tercer Plan de Acción (2016-2018) se enfrenta a la salida del núcleo de la sociedad civil del Secretariado, por considerar que no existen las condiciones necesarias para una participación libre y segura.

En el ámbito estatal, se llevan a cabo los Ejercicios Locales de Gobierno Abiertos, impulsados desde el INAI, iniciativa a la cual se han incorporado 24 entidades desde su arranque en 2015. En posteriores entregas daremos cuenta de los alcances de estos ejercicios; no obstante, vale la pena adelantar que enfrentan dificultades similares a las de la experiencia nacional.

La experiencia parece indicar que la implementación del gobierno abierto en nuestro país requiere abordarse en ámbitos donde el hacer gubernamental está más cercano a la vida cotidiana de las personas: las ciudades y los municipios. La propia AGA opera un programa piloto en el que participan 15 gobiernos subnacionales.

En la concepción de CIMTRA, un modelo de gobierno abierto deseable debe incorporar tres componentes, en cada una de las etapas de su implementación: participación ciudadana efectiva, rendición de cuentas social y el uso de tecnologías e innovación tecnológica útil para los ciudadanos.

En compromiso con este modelo, en los próximos meses, CIMTRA Ciudad de México realizará un proyecto de diagnóstico y capacitación de actores clave, en colaboración con el Instituto de Transparencia de la Ciudad de México (InfoDF), para fortalecer las condiciones mínimas de transparencia y participación ciudadana que contribuyan a impulsar procesos de gobierno abierto en dos delegaciones de la Ciudad.

María Luisa Rubio González
Vive BJ, A.C., organización integrante de CIMTRA Ciudad de México
marialuisarg@gmail.com